¿Qué es un Plan de Igualdad?

Un Plan de Igualdad es aquel conjunto de medidas encaminadas a garantizar la igualdad entre hombres y mujeres en el entorno laboral. Busca la eliminación o mejora de aquellas barreras que dificultan, limitan o impiden la igualdad de trato entre géneros en la organización.

¿Qué empresas o entidades están obligadas a implantarlo?

Los Planes de Igualdad fueron definidos en la Ley Orgánica 3/2007, normativa que fue actualizada mediante la puesta en vigor del Real Decreto-Ley 6/2019, el cual establece nuevas obligaciones a la hora de diseñar e implementar un Plan de Igualdad, entre ellas, que todas las empresas o entidades de cualquier sector con más de 50 trabajadores o las que tengan un convenio colectivo que así lo indique, deben implementar el Plan de Igualdad de género de forma obligatoria.

Por otra, hay medidas obligatorias complementarias para todas las empresas, sea cual sea su tamaño, como indica el Real decreto 902/2020, que obliga a tener un registro retributivo o la Ley Orgánica 3/2007 del 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, que indica la obligatoriedad de prevención en materia de violencia de género mediante la implantación de protocolos de actuación.

A su vez, la Ley Orgánica 3/2007de 22 de marzo para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres, en su artículo 48, expone que todas las empresas, de cualquier tamaño y sin excepción, tienen la obligación de proteger a sus trabajadores de cualquier tipo de acoso. Esta protección se debe articular a través de protocolos de actuación, de forma conjunta o por separado: el acoso sexual, el acoso por razón de sexo (por ser mujer u hombre), acoso discriminatorio por motivos diferentes al sexo como edad, raza, discapacidad, religión, etc., y por último el acoso moral y psicológico o mobbing. Estos protocolos pueden incluir medidas como la formación, información accesible, medidas de protección hacia la persona afectada, etc.

¿Cómo se implanta el Plan de Igualdad?

 

Hay diferentes fases para su elaboración:

 

• Fase de compromiso

Es necesario que la alta Dirección adopte el compromiso, por escrito, de integrar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en la organización como principio básico y transversal y de facilitar los recursos necesarios, tanto materiales como humanos para su cumplimiento. Además, deberá comunicarlo a toda la plantilla.

• Fase de diagnóstico

En esta fase se estudia la situación de la organización para poder elaborar las medidas necesarias que lleven a la igualdad real de oportunidades. Para ello es necesario recopilar datos tanto cuantitativos como cualitativos relativos a:

• Acceso al empleo y contratación

• Retribución.

• Conciliación de la vida laboral, familiar y personal.

• Promoción y desarrollo de carrera.

• Formación continua.

• Acoso sexual y laboral.

• Salud laboral y representación.

• Comunicación y lenguaje no sexista

Una vez recopilada la información se pasa a la elaboración del informe de diagnóstico, que es un documento que debe recoger la situación de la organización en materia de igualdad e incluir los aspectos o áreas de mejora en las que hay que incidir para optimizar la situación de partida.

Elaboración del Plan

El contenido del Plan reflejará las medidas concretas para la mejora de la situación en cuestión de igualdad de oportunidades, así como un cronograma que fijará los plazos para su ejecución, no superior a 4 años. Cuando el Plan esté terminado habrá que proceder a su registro y validación a través del REGCON (Registro de convenios y acuerdos colectivos del Consejo Andaluz de Relaciones Laborales).

• Fase de implantación

En esta etapa se pondrán en marcha las medidas acordadas y diseñadas en el Plan de Igualdad de Oportunidades.

• Fase de seguimiento y evaluación

La finalidad de esta fase es obtener información sobre el desarrollo de Plan, tanto de sus aspectos positivos como negativos, y otorga la posibilidad de ajustar las actuaciones a las necesidades que vayan surgiendo para el cumplimiento de los objetivos fijados.

¿Por qué elegir a Cañestro Consultoría?

Desde Cañestro Consultoría te podemos ayudar a equilibrar la situación de tu entidad en cuestión de género y a adaptarla a la nueva normativa: desde la realización del registro salarial hasta la implantación del Plan de Igualdad.

Cañestro Consultoría está especializada en la gestión de entidades sin ánimo de lucro y PYMES. Entendemos las necesidades específicas de estos sectores y nos adaptamos a ellas, simplificando al máximo el trabajo con unos costes muy bajos. Facilitamos la financiación a través de la tramitación de subvenciones públicas o privadas o mediante descuentos exclusivos. Nuestro objetivo es siempre la mejora de la entidad.

Más de 10 años trabajando en este tipo de organizaciones nos avalan tanto en la gestión como en el trato humano hacia las personas que la componen.

Ofrecemos una gran flexibilidad de trabajo: modalidad 100% on-line, semipresencial o presencial, plazos personalizados, apoyo continuado, etc. según las características de cada entidad.